Descubre un ejercicio para el Aquí y Ahora que ayudará a calmarte!

Nosotros/as, somos seres pensantes, y son muchos los pensamientos y emociones negativas que pueden surgir pensando en el pasado u obsesionándonos con en el futuro. Esto es algo que muchos sabemos. Vivir el momento es esencial para una vida plena, pero llevarlo a la práctica no es tarea fácil.
Es importante distinguir que vivir el aquí y el ahora no significa anular el pasado o el futuro, ya que en el caso del pasado, los recuerdos son parte de nuestra esencia y no hay nada de malo en rememorarlos, ya sean de carácter positivo o negativo. En cuanto al futuro, es lógico tener planes, objetivos y dudas.

 

El problema aparece cuando nuestra atención se pierde del presente, siendo este nuestro único espacio de acción. Es por ello que hoy veremos un ejercicio sencillo para poder conectarnos al presente en los momentos que nos demos cuenta que nos sentimos muy ansiosos por exceso de pasado o futuro. También son ejercicios que se pueden practicar a diario. De hecho, esto es lo recomendable para adaptar nuestro cerebro a disminuir los pensamientos repetitivos.
 
¿Podemos usarlo para pararlos?
Sí. Pero si queremos cambiar el problema de fondo debemos practicarlo a diario ya sea al despertar, al estar tranquilos/as y no necesariamente cuando se presente el problema.

 

Tomemos conciencia: ¿Dónde estás cuando no estás? ¿Qué crees que pasa cuando solo tu cuerpo está en el presente? ¿Quién podrá devolverte el tiempo donde no estuviste en el aquí y el ahora?
 

Ejercicio:

 

Nombrar en voz alta 5 informaciones visuales, 5 informaciones auditivas y 5 informaciones sensitivas. Luego, repetimos con 4 informaciones de cada una, para luego disminuir a 3, 2 y 1. Es allí cuando termina el ejercicio.
 

Ejemplo:

 
Visuales: Veo a mi gato, veo un libro, veo la cama, veo la pared, la luz de la pieza.
Auditivas: Escucho la música, escucho los autos, escucho a mi perro, escucho el viento, escucho a mis vecinos hablar.
Sensoriales: Siento el peso de mis lentes sobre mi nariz, siento la presión de la pulsera en mi brazo. Siento frío en los pies, siento el peso de mi cuerpo sobre la silla, siento mi pelo sobre mis hombros.
 
Es importante nombrar estas cosas en voz alta porque así evitamos que nuestros pensamientos interrumpan el ejercicio. Lo recomendable es repetirlo dos veces al día, y al tiempo de practicarlo podremos notar cambios. Observa cómo es relativamente fácil poder ir cambiando nuestra forma de experimentar la vida, si somos constantes en los cambios que deseamos para nuestro bienestar. Si es algo en lo que estimas que necesitas ayuda, no está mal; un psicólogo/a es la mejor opción. Vivir en el pasado o en el futuro puede provocar problemas anímicos constantes y es importante el autocuidado.
 
Vivir el presente te ayudará a vivir con mayor tranquilidad y con menos estrés por lo que podrás estar más cercar de tus metas y disfrutar el camino a ellas.

Más que una terapia Psicológica, somos creadores de experiencia terapéuticas.

Convenios

Contáctanos