Claves para reconocer la
Fatiga Emocional y cómo manejarla

A lo largo de nuestras vidas experimentamos infinidad de situaciones y, a medida que avanza el tiempo, podemos tener la sensación de vernos sobrepasados/as. Esto es habitual, tomando en cuenta todos los estímulos a los que estamos expuestos/as, pero ¿cómo reconocer cuando esto está pasando? Y, ¿qué puedo hacer al respecto?

 

Es importante destacar que un agotamiento emocional, se va generando gradualmente. Por lo mismo, es crucial prestar atención antes de que se vuelva algo demasiado difícil de manejar. Generalmente, cuando nos damos cuenta del agotamiento emocional, es porque ya no es soportable. Algunas señales para la identificación temprana son: cansancio físico, falta de motivación, irritabilidad, olvidos frecuentes, distanciamiento afectivo, dificultad para mantener la concentración e insomnio, son los que más destacan.  

¿Cuáles son las causas?

Pueden existir varias causas, pero el factor común es que son situaciones que generan altos niveles de estrés. Lo importante es ser conscientes de aquello en vez de ignorar el malestar, ya que logramos a través de la evitación una acumulación, que nos llevará eventualmente al agotamiento. 

 

Las causas más comunes suelen ser: 

Dar mucho y recibir poco: Preocuparnos principalmente por nosotros antes que el resto no es un acto egoísta, ya que, si queremos estar para otros, fundamentalmente tenemos que estar bien nosotros, así podemos dar tiempo de calidad a las personas que nos rodean y tienen importancia para nosotros/as. 

 

Intentar rendir todo el tiempo o sobreexigirse: Cumplir expectativas o exigencias tanto internas como externas generan muchas veces la presión de no permitirse fallar en nada, cayendo así en una fantasía. En realidad, en la vida hay tanto fallos como logros. Lo ideal no es evitar a toda costa los fallos, sino, saber enfrentarlos de una forma que nos haga el menor daño posible y eso no se logra evitándolos. 

 

Situaciones estresantes prolongadas/seguidilla de situaciones problemáticas: Un ejemplo de esto es la situación actual. La pandemia se ha instalado como un factor estresante que se ha prolongado por mucho tiempo y que inevitablemente ha afectado nuestras vidas y nos ha demostrado la importancia del autocuidado. 

Formas para combatirlo:  

  • Tomarse tiempo para descansar.

  • Darse tiempo para actividades recreativas.

  • Construir una actitud diferente a las obligaciones y exigencias del medio.

  • Sensibilizarse con los procesos emocionales propios y darles espacio en el día a día.

  • Asistir a psicólogo/a para una mejor orientación y apoyo.

Más que una terapia Psicológica, somos creadores de experiencia terapéuticas.

Convenios

Contáctanos