¿Cómo saber si tengo vínculos sanos?

Los vínculos son la unión simbólica o física entre las personas y, a lo largo de la historia, nos ha servido para la supervivencia en grupo, y hoy en la sociedad, los vínculos nos ayudan a desarrollarnos de una manera más segura dentro de la sociedad. Tanto las buenas como malas relaciones nos permiten formar nuestra forma de ser, desde la niñez hasta la vejez. Por este motivo, los vínculos están presentes en todo lo que hacemos, por lo que prestarles atención es crucial.

¿Cómo identifico vínculos sanos?

Un vínculo es sano, cuando uno se es libre de elegirlo. Éste, no está formado por la dependencia, la culpa o una obligación. En el caso de los vínculos familiares, no podemos escogerlos, pero sí podemos elegir la naturaleza de tales vínculos.

 

Un vínculo es sano cuando nos aporta algo. No significa que seamos interesados, ya que el aporte simplemente puede ser bienestar emocional, así como personas que nos hagan crecer y nutrirnos de aprendizajes positivos. Si, por el contrario, hay personas que nos aportan emociones negativas, que nos generan sentimientos de culpa o malestar emocional, estamos ante vínculos tóxicos.

Personas que establecen vínculos sanos, son flexibles en el sentido de que comprenden que cada persona es libre en su vida, por lo que no tienden a ser absorbentes y comprenden las circunstancias de cada persona, sin presionarlas.

Siento que tengo vínculos poco sanos ¿qué puedo hacer?

Usualmente podemos generar vínculos tóxicos cuando nos encontramos mal en algún momento de nuestras vidas, así como también, por la costumbre de generar vínculos tóxicos en el pasado. La mayoría de las veces no nos damos cuenta y cuando nos damos cuenta de que tenemos vínculos tóxicos, no podemos dejar de tenerlos. A veces también nos preguntamos por qué tenemos tan mala suerte en el amor, o en la amistad. Estos pensamientos, suelen ser un patrón que uno mismo se repite como un bucle y de forma inconsciente en nuestras vidas. 

¿Por qué pasa esto?

Los vínculos se desarrollan desde la infancia, y nuestro modelo principal son los padres. Luego, estos vínculos base que nos dieron nuestros progenitores, se desarrollan a medida que nos relacionamos con otros. Si existió alguna carencia en la niñez o, al contrario, hubo una sobreestimulación, es probable que en el futuro se presenten dificultades para establecer vínculos sanos.

 

Si identificas que este puede ser tu caso, la mejor alternativa es buscar ayudar profesional. Los vínculos y los tipos de vínculos son el fundamento para nuestro bienestar emocional y autoestima. Tomar conciencia sobre nuestra manera de vincularnos nos alejará de repetir dinámicas relacionales tóxicas con los diferentes aspectos de nuestro entorno, ya sean amistades, relaciones amorosas, familia, entre otros.

Más que una terapia Psicológica, somos creadores de experiencia terapéuticas.

Convenios

Contáctanos